Lady Catherine novela romántica s.XIX


Lady Catherine es una novela romántica ambientada en el periodo de regencia de principios del siglo XIX

¿Eres fan de las novelas con amores y sueños imposibles?

Puedes leer aquí los primeros capítulos y si te gusta lo que descubres... darnos una oportunidad comprando la novela.

Mando novela en formato PDF (gratis) a cambio de valoración en Goodread y/o reseña en blog.

No dudes en dejarme tus impresiones y opinión en los comentarios de las entradas o por mensaje privado en
El Buzón de Lady Catherine Rosen.

lunes, 30 de junio de 2014

Capitulo Cinco: Vestidos Nuevos. 10 de Abril de 1812

En los siguiente días no volví a ver a Lord Wellington, no sé si porque evitaba volver a encontrarse conmigo o por casualidad; pero lo cierto es que si se veía con mi hermano o nuestras amistades siempre coincidía que yo no estaba. Pero llegó el momento en el que fuimos todos invitados a un baile, nuestro primer baile de primavera, y Marianne insistió en comprar vestidos nuevos acordes con la estación y la última moda.

Los colores de la temporada que nos mostraba la modista, Madamme Bleu, iban del rosa pastel al azul cielo pasando por los verdes claro y amarillos suaves... todos ellos en tonalidades muy claras y en mi opinión poco favorecedoras. Todas las muchachas iban a llevar esos mismos colores y una no puede destacar entre el montón si va vistiendo igual que todas las demás. Y así se lo hice saber a Marianne y Jane, que estuvieron de acuerdo en ser un poco más atrevidas en los vestidos para esta ocasión. Mientras que mi prima se adjudicó una tela estampada con flores violetas, Jane optó por un raso brillante de color rosa fucsia.

Madamme Bleu insistía en que usara yo también el color rosa para mi traje de noche:

—¿Qué le parece esta seda rosa?

— Señora, no voy a llevar un vestido rosa —Me negaba a escoger un vestido en el mismo tono que Jane, no quería que nadie pensara que intentaba competir con ella.

— ¿Por qué no mademoiselle? —La modista debería pensar que era otra niña rica consentida más, pero no iba a explicarle mis verdaderas razones.

— Porque mi pelo es rojo y no me gusta como combina con el rosa, los naranjas o colores chillones. ¿Por qué va a ser sino?

— Deberías elegir un color verde como el de tus ojos, Cath.

—¿Tiene algún terciopelo en verde madamme?

— Por supuesto que lo tengo, pero es una tonalidad muy oscura para su edad.

Las muchachas me observaron envolverme con la tela verde intenso y sonrieron. Marianne fue quien me brindó su apoyo para mi atrevido vestido:

—Sin duda no habrá otra vestida como tú en esa fiesta. El color resaltará tu blanca piel y esos ojos verdes. Estarás preciosa, prima.

— Me gusta y me lo quedo.

Al salir de la boutique estaba segura de que había sido la clienta más exigente y pesada de todas las que había tenido Madamme Bleu aquella mañana, pero no me importaba porque estaba feliz con mi elección. Antes de llegar al carruaje recordé que se me había olvidado encargar unos lazos para Susan y excusándome con las muchachas volví atrás para hacer el pedido.

Cuando regresé junto a ellas un caballero las acompañaba y los tres charlaban risueños. Se trataba de Lord Wellington. Parecía haberlas encontrado por casualidad junto al carruaje y haberse acercado a saludar. Interrumpí su conversación con mi llegada.

—Buenos días milord.

—Buenos días Lady Rosen —El agujero negro de culpabilidad resurgió en mi estómago. Nunca logré que Wellington me llamara de ese modo tan formal. Jamás. Y ahí estaba frente a mí con el saludo más frío y distante que me había hecho en toda mi vida. Entonces se dirigió de nuevo a las demás—. ¿La esperabais a ella, señoritas?

—Sí, Lord Wellington. Nos disponíamos a regresar a casa después de toda una mañana de compras.

—Una mañana gratificante puedo observar.

Pero no volvió a mirarme o dirigirme ni una sola palabra más. Se despidió encomendándonos saludar a nuestros familiares de su parte y así, sin más, se marchó a paso ligero. De regreso en el carruaje no pude dejar de pensar en aquel encuentro tan gélido. Y posteriormente no pude deshacerme del sentimiento culpable que me acompañó durante días, ni de la idea de que fui sólo yo quien provocó la extinción de nuestra amistad.



...





1 comentario:

  1. Parece que a Cath le gustan las cosas difíciles ;P Y también que será un gran romance ^^

    ResponderEliminar

Gracias por leer "Lady Catherine"

Comparte tus ideas y pensamientos sobre la serie, los personajes, la época, lo que quieras... el blog y sus habitantes te lo agradecen de corazón.